martes, 18 de junio de 2019

Bienvenido Míster Mayor

A nadie le resulta desconocido ya el dato de que en el año 2050, en España, las personas mayores de 65 años representarán más del 30% del total de la población. El hecho de que asistimos a un envejecimiento progresivo de la población es una realidad ampliamente difundida por los medios de comunicación que también nos hablan del “envejecimiento activo”.

Resultado de imagen de envejecimiento activo

La OMS define al “envejecimiento activo” como “el proceso de optimizar las oportunidades de salud, participación y seguridad a fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen.

Más allá de definiciones, hay que tener en cuenta que el envejecimiento activo depende de una serie de factores determinantes que rodean. Hablamos de factores materiales y sociales que afectan tanto a las conductas como a los sentimientos individuales. 

Muchos de estos elementos dependen en gran medida del proceso de urbanización al que llevamos tiempo asistiendo. Para el año 2030 , tres de cada 5 personas del mundo vivirá en alguna ciudad. Es una de las 5 revoluciones del siglo XXI a la que alude Alexandre Kalache, Presidente del Centro Internacional de Longevidad de Brasil y Copresidente de la Alianza Global de los Centros de Longevidad Internacional en sus intervenciones a lo largo del mundo. La duda surge, ¿estamos preparados para asistir a este fenómeno?¿es la sociedad amigable con las personas mayores?

Imagen relacionada

La OMS puso en marcha la iniciativa “Ciudades amigables con los mayores” a partir de la sesión inaugural del XVIII Congreso Mundial sobre Gerontología en Río de Janeiro en 2005. La premisa marcada es que “una ciudad amigable con los mayores alienta el envejecimiento activo mediante la optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad a fin de mejorar la calidad de vida de las personas a medida que envejecen” o lo que es lo mismo, “una ciudad amigable con la edad adapta sus estructuras y servicios para que sean accesibles e incluyan a las personas mayores con diversas necesidades y capacidades”.

Resultado de imagen de ciudades amigables con las personas mayores


Tal y como señala Anne Margriet Pot, profesora de Gerontología de la Universidad de Ámsterdam, refiriéndose a la cultura de cuidados “hay que pasar de un enfoque clínico a un enfoque centrado en la persona”. No se le pregunta en detalle qué necesita la persona, sino que se le presta una asistencia que se considerado la más conveniente a priori. Esta reseña viene a ilustrar el enfoque participativo “desde abajo” que caracteriza este proyecto. No cabe ninguna duda de que para entender las características de una ciudad amigable con los mayores es fundamental contar son las aportaciones de sus principales destinatarios.

En última instancia, las personas mayores son los máximos expertos en los aspectos relativos a su vida. Por ello la OMS las involucra como participantes titulares en el proyecto estudiando sus  experiencias personales, ¿qué características amigables detectan en sus ciudades?¿qué problemas afrontan?¿qué le falta a su ciudad para mejorar su salud, participación y seguridad?.

33 ciudades participaron en un proceso de investigación a partir de distintos grupos focales compuestos por personas mayores que describieron qué ventajas y barreras observan en 8 áreas de la vida urbana que habían sido identificadas en una investigación previa también con personas mayores: 
Resultado de imagen de ciudades amigables con las personas mayores                                                                    espacios al aire libre y edificios, transporte, vivienda, participación social, respeto e inclusión social, participación cívica y empleo, comunicación e información y servicios comunitarios de apoyo y de salud. Para completar esta valiosa información, se organizaron otros grupos compuestos por cuidadores y proveedores de servicios de los sectores público, privado y de la sociedad civil.
El resultado del estudio se refleja en una guía que recoge a partir de las conclusiones extraídas un conjunto de listas de control para ciudades amigables con los mayores.





Lograr que las ciudades estén adaptadas a las necesidades de los más “veteranos” es una medida necesaria para promover el bienestar y la prosperidad. El envejecimiento activo es un proceso que dura toda la vida lo que se traduce en que una ciudad amigable con los mayores es una ciudad amigable con todas las edades.


Sonia Jiménez PalenzuelaTécnica de Educación para la Salud y Acción Comunitaria para la Acción Local en Salud
Distrito Sanitario Málaga-Guadalhorce

www.redlocalsalud.es
www.youtube.com/channel/UCsb32MQ6x2MJuDZx0Qg63qA
Instagram #LocalizarlaSalud
Twitter @AndaluciaRelas

miércoles, 5 de junio de 2019

MEDIO AMBIENTE Y ACCIÓN LOCAL EN SALUD


Como cada año desde 1974, el próximo día 5 de junio de 2019 se celebrará el Día Mundial del Medio Ambiente. Esta vez, los actos principales tendrán lugar en China (Hangzhou, provincia de Zhejiang), que será el anfitrión global de la celebración, protagonizada este año por la lucha contra la contaminación del aire

Las condiciones medioambientales son determinantes para la salud e inciden directamente en su estado tanto individual como colectivo, por lo que es necesario abordar desde un enfoque multidisciplinar, transversal  y de manera conjunta  las medidas necesarias para mejorar las condiciones medioambientales y evitar riesgos –  en gran parte evitables – mediante intervenciones bien orientadas.

Es necesario reforzar y extender el convencimiento de que sobre la salud individual y colectiva influyen de manera determinante el medio físico, las condiciones ambientales, el entorno social, las condiciones económicas y los hábitos de vida; y por lo tanto, que las políticas provenientes de  numerosos y diversos ámbitos, aparentemente ajenos a la salud, tienen tanta o mayor influencia en el estado de salud de una comunidad y de sus individuos que el sistema sanitario encargado de su mantenimiento.

La realidad es que se trata de un asunto multidisciplinar que compete a todo el mundo: organismos supranacionales, estados, instituciones regionales y locales, organizaciones ciudadanas y ,también, a cada una de las personas que conforman una comunidad.

Es cada vez más necesario reafirmar y extender entre la ciudadanía y trasladar a la acción política una concepción integral de salud ambiental, que dé a entender que un entorno saludable sostiene y promueve modos de vida saludables y viceversa.

Teniendo presente que los riesgos ambientales prevenibles están relacionadas con factores que es posible modificar mediante tecnologías, políticas y medidas preventivas y de salud pública ya disponibles, es preciso tomar medidas específicas para proteger mejor a la población frente a peligros medioambientales como la contaminación atmosférica y acústica y las temperaturas extremas; especialmente a la población más vulnerable: las personas con menos recursos, los ancianos y los niños.

El reciente informe de la AEMA (Agencia Europea del Medio Ambiente), titulado «Exposición desigual e impactos desiguales: vulnerabilidad social frente a la contaminación atmosférica, el ruido y las temperaturas extremas en Europa», ofrece en sus conclusiones cuatro claves a tener en cuenta a la hora de abordar medidas encaminadas a paliar los riesgos ambientales:

La primera, es que las desigualdades socio económicas o de edad producen también desigualdades en la exposición a los peligros medioambientales y desproporción en los consiguientes perjuicios para la salud de esas personas y comunidades.

La segunda, advierte sobre la necesidad de contemplar las grandes diferencias de una región europea a otra en lo que respecta a dónde se encuentran las zonas menos favorecidas, dónde se concentra la contaminación y a las diferencias climáticas.

En tercer lugar, el informe resalta la urgencia necesaria para atajar las desigualdades y vulnerabilidades, destacando que la UE dispone de recursos para ello.

Y por último, señala la importancia de analizar las peculiaridades que han de tener las medidas que se adopten dependiendo del ámbito en el que vayan a ser aplicadas: a nivel local, nacional o europeo.

Aquí es donde la Acción Local en Salud y los respectivos Planes Locales de Salud pueden – y deben –  incorporarse a la tarea de mejora de los entornos medioambientales, suprimiendo o minimizando en lo posible los riesgos ambientales que puedan afectar negativamente a la salud de la población. Es necesario que incorporen a la hora de señalar y priorizar problemas la visión ambiental y su influencia en el entorno donde se desenvuelve la vida de la población en cuestión.

Además de la acción contra la contaminación del aire, la contaminación acústica, la de las aguas, los residuos urbanos e industriales, sustancias nocivas,...etc., que ya se abordan desde distintas instancias administrativas y ciudadanas, es también la necesidad de conformar un entorno generador de salud que promueva y facilite hábitos saludables el campo en el que la acción local en salud y la planificación de salud puede aportar más a la mejora del medio ambiente y del entorno natural.

Me refiero, por ejemplo, a influir en el urbanismo pensando en la tipología de las personas que usan las ciudades y pueblos; a la creación de espacios de convivencia accesibles y agradables; a la gestión sostenible del tráfico rodado; creación de parques y zonas verdes; diseño de senderos y rutas que faciliten y promuevan la actividad física; promoción de actividades culturales y creativas y hasta  el propio activismo medioambiental puede convertirse en un activo de salud, tanto desde el punto de vista de las personas como de la comunidad que se beneficia de él.

Para terminar, quiero recomendar la lectura del artículo de Guillermo Altares, publicado el pasado día 13 de mayo en la sección de opinión de El País, y entresacar del mismo una cita de Oliver Sacks (neurólogo), para el que el papel de los parques en una ciudad iba mucho más allá de la estética, del oxígeno o del ocio. “Es evidente que la naturaleza despierta algo muy profundo en nuestro interior”. “La biofilia, el amor por la naturaleza y los seres vivos, forma parte esencial de la condición humana. Los efectos de las cualidades de la naturaleza en la salud no son solo espirituales y emocionales, sino también físicos y neurológicos”.


Fdo.: Juan Manuel Arazola Corvera
Asesor DT Salud y Familias de Huelva
NOTA;

Fotografía Barrio Obrero: Photo by sky_hlv on Foter.com / CC BY
Fotografía Pasarela playa: Photo by sky_hlv on Foter.com / CC BY
Fotografía Paseo de la Ría: https://familycaixabank.com/wp-content/uploads/2018/11/huelva.jpg