jueves, 17 de agosto de 2017

El análisis de la Salud Local como producto social


 Si les he contado de todos estos detalles sobre el asteroide B 612 y hasta les he confiado su número, es por consideración a las personas mayores. A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: "¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?" Pero en cambio preguntan: "¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?" Solamente con estos detalles creen conocerle.”


    Así nos habla el Principito en la obra de ANTOINE DE SAINT – EXUPÉRY, en un fragmento de su cuarto capítulo. Esta magnífica obra que nos cuenta lo verdaderamente importante en la vida, nos permite, a la vez, comprender como debemos acercarnos al análisis de la realidad local que nos rodea desde el punto de vista de los determinantes de la salud. Actualmente nuestra salud no solo depende de nuestra iniciativa personal, sino que la salud se desarrolla como un producto social, y como tal, es un producto altamente complejo, con números agentes y factores claves, en múltiples y complejas  relaciones, jerarquías y propiedades.


www.redlocalsalud.es


  Desde este punto de vista, el análisis local de los riesgos, problemas y necesidades de salud, no deben basarse solo en una descripción numérica de indicadores “racionales” obtenidos bajo método “científico”. Dentro de la actual Sociedad del Conocimiento, y de la búsqueda de la evidencia,  vamos conociendo, como afirma el pensador Daniel Innerarity, “que la ciencia con mucha frecuencia no es suficientemente fiable y consistente como para poder tomar decisiones objetivamente indiscutibles y socialmente legitimables.” Es importante confiar en “el saber de otros” y aprender a gestionar el desconocimiento. De ahí, que la  información que buscamos sea muchas veces  más eficaz  desde el punto de vista de las relaciones, las percepciones, o las interpretaciones de la realidad de los “saberes de los otros” que la descripción simple de un indicador, que como tal, tampoco nos va a proporcionar una certeza absoluta.

  Gestionar principios, como el principio de prudencia, solidaridad, equidad o justicia social, es, en la mayoría de las ocasiones, mejor método de respuesta a los problemas de salud, que la toma de decisiones basadas exclusivamente en el raciocinio y la evidencia científica.




Miguel Ángel Cuesta Guerrero
Tecnico de Acción Local en Salud en la provincia de Cádiz.
Politólogo. Experto en Administración Local y Promoción de la Salud en la Comunidad
Confiado en los “saberes de otros”
@AndaluciaRELAS www.redlocalsalud.es #Localizarlasalud