martes, 30 de junio de 2020

AGENTES COVID19




Con esta crisis sanitaria quizás estamos empezando a comprender que nadie se salva solo, que las fronteras no existen, que la salud es un derecho universal, que la vida es frágil y que protegerla es un deber colectivo.


Debido a la situación actual de pandemia por la que estamos pasando, se considera de gran importancia el hecho de mantener bien informada a la población al respecto, con el objetivo de prevenir y promover conductas que favorezcan la no propagación de la misma.

En la actualidad son muchos los colectivos que por determinados motivos, entre el que nos encontramos principalmente la falta de acceso a la información y recursos, los que están sufriendo un gran desconocimiento de lo que está sucediendo al respecto.

En este sentido, nos referimos sobre todo a los colectivos más desfavorecidos, principalmente personas inmigrantes, con falta de recursos, desconocimiento en muchas ocasiones del idioma Castellano, residiendo a veces en núcleos diseminados de población, lo que agrava todavía más el problema.

Con este escenario, desde la "mesa local de educación y comunidad" de Las Norias (El Ejido), y concretamente desde la Institución sin ánimo de lucro CODENAF (Cooperación y Desarrollo con el Norte de África) http://www.codenaf.org/ , surgió una iniciativa enmarcada en el Proyecto “ICI” http://www.codenaf.org/proyecto-intervencion-comunitaria-intercultural/ con la idea de formar a “Agentes COVID19”, es decir, formar a vecin@s de los territorios más desfavorecidos como promotores de salud con énfasis en la enfermedad COVID-19, con el objetivo de convertirles en agentes de sensibilización, informativos y formativos tanto para sus familiares como para el resto de personas integrantes de la comunidad a la que pertenecen, partiendo de la premisa de que “todas las personas son parte de una comunidad y pueden, desde su lugar, ayudar a crear comunidades más saludables”, más aún con esta nueva enfermedad que ha cambiado nuestra normalidad y tenemos que adaptarnos de la mejor manera a los cambios que estamos afrontando.

En este contexto, se decidió diseñar y hacer un pilotaje de un curso Moodle “COVID19 y Comunidad” con los siguientes objetivos:
  • Capacitar a personas como agentes promotores de salud con énfasis en la enfermedad COVID-19.
  • Adquirir conceptos básicos sobre el COVID-19, medidas prevención y protección, entre otros temas relacionados con el coronavirus.
  • Incentivar a los participantes a que sean multiplicadores de información veraz sobre la enfermedad COVID-19.

Para este pilotaje y primera edición del curso, el perfil de l@s destinatari@s sería:
  • Personas a partir de los 16 años.
  • Hombres y mujeres con diferentes perfiles que tengan conocimiento mínimo y facilidad de conexión a internet.
  • Alumnado de bachillerato y formación profesional, profesorado de centros educativos, miembros de organizaciones sociales y cualquier persona interesada en el tema.

El curso cuenta con 20 horas lectivas y la formación se está realizando a través de la plataforma de formación de la Asociación CODENAF.

Además,  está respaldado por los profesionales del Centro de Salud de Las Norias y la Unidad de Salud Pública del Distrito Sanitario Poniente de Almería y el material teórico y audiovisual está basado principalmente en las siguientes fuentes:

  • Organización Mundial de la Salud (OMS).
  • Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social de España.
  • Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía.



De este modo, y gracias a esta iniciativa por parte de CODENAF, se espera, a partir de este pilotaje, poder contar con un recurso replicable en otros territorios y de este modo, poder formar a AGENTES COVID19 como promotores de salud entre aquellas comunidades más desfavorecidas, minimizando y frenando en la medida de lo posible, el fatal impacto que está causando esta pandemia.
Para más información:






Antonio García Moreno
Técnico de Acción Local en Salud en Almería
Distrito Sanitario de Atención Primaria de Almería
Delegación Territorial de Salud y Familias en Almería

jueves, 25 de junio de 2020

HOGAR, DULCE HOGAR.

En nuestra vida normal pasamos muchas horas en casa, pero desde que se decretó el estado de alarma por el COVID19 hemos pasado más horas que nunca. El confinamiento nos ha ayudado a tomar conciencia de la importancia que este entorno intimo y privado tiene para nuestra salud física, mental y emocional. En este sentido nos hemos hecho algunas preguntas que nos podrían ayudar a mejorar nuestras viviendas y con ello nuestra calidad de vida.


¿Son saludables nuestras casas?


La respuesta general es simplemente NO. El modelo de vivienda que existe actualmente en España, la real, la común, no la que sale en las revistas o en el cine, es pequeña, rígida, orientada al interior, sin espacios abiertos (sin ventilación suficiente, y con una iluminación natural más que escasa en muchos casos), con una estructura jerarquizada que no responde a las necesidades de los que las habitan.  Esto responde a que las viviendas por norma general no están diseñadas para ser saludables sino buscando una rentabilidad extrema a costa de la salud de sus ocupante. Parte de la responsabilidad de esta situación la tienen las administraciones públicas, ya que la política nacional, autonómica y local no promueve de forma directa, ni clara, una arquitectura que ponga la salud y el bienestar de las personas en el centro. En este sentido tenemos una de las legislaciones mas laxas en esta materia de Europa y ademas esta ha ido empeorando con el paso de los años.
Queda por tanto, en la mano de las constructoras y en la voluntad del mercado especulativo que los hogares de nueva construcción respondan a ciertos parámetros saludables de materiales, tamaños, distribución, etc. 

¿Que hemos aprendido en el confinamiento?


Durante el encierro hemos identificado algunos aspectos de nuestras viviendas que son importantes para nuestra felicidad y bienestar, en definitiva para nuestra salud. Muchas personas han decidido realizar cambios en sus viviendas, ya sea de uso, distribución, decoración, mobiliario, e incluso un cambio de vivienda en cuanto ha sido posible.

Exteriores.

La imagen de las personas disfrutando de las terrazas y balcones se nos quedará en la retina como parte de la galería de momentos del confinamiento y la búsqueda de viviendas con terraza o jardín ha crecido un 26% desde el inicio del confinamiento (Servihabitat).
Las terrazas tienen su origen en en el higienismo de los años 20 en Francia, vinculados a la salud, pero las viviendas con terraza o espacios exteriores han sufrido una transformación, cerrándose muchas, con la permisividad de las administraciones competentes, debido a una mezcla de factores: la necesidad de más espacio dentro del hogar, el uso del aire acondicionado que hace menos necesaria la ventilación natural y la hostilidad del medio exterior como los ruidos del trafico y la polución. Las ordenanzas municipales deberían de ser revisadas para fomentar estos espacios abiertos y de desahogo.




Polivalencia.

Durante el confinamiento hemos visto como nuestros salones se convertían en gimnasios, oficinas y escuelas. La polivalencia o multifuncionalidad de los espacios interiores es una de los aspectos que se han valorado durante el confinamiento, ya que las estancias que hasta ahora han estado rígidamente destinadas a estar, cocinar, dormir o comer, ahora han tenido que ser transformadas en despachos de trabajo, aulas de estudios, gimnasios o patios de juego.




Comunidad.

Una imagen que nos ha llegado a todos en el confinamiento ha sido la de las comunidades de vecinos que han hecho ejercicio unidos desde sus balcones y terrazas. Otro ejemplo ha sido el de las calles donde los vecinos de distintos bloques han terminado celebrando hasta cumpleaños desde sus ventanas. Ejemplos de apoyo mutuo y cuidados colectivos que han ayudado a muchas personas a pasar mejor el aislamiento.
La comunidad influye no sólo en las decisiones que se tomen sobre el cuidado y mantenimiento del edificio, sino en las normas de convivencia y en las dinámicas de relación y cuidados que se dan en el mismo. Según Iñaki alonso, de la cooperativa de vivienda 'entre patios', “actualmente “El edificio es un almacén de vidas aisladas en el que la gente se muere sin que el vecino se entere”... la cercanía de la comunidad es también una manera de protección” .




Belleza.

Sólo hay que darse un paseo por IKEA después del confinamiento para darnos cuenta de que muchas personas  han decidido darle un cambio a su hogar. Es importante que los espacios respondan a nuestros gustos y emociones y no a una idea de mercado impuesta. Como dice la interiorista Ilse Crawford, “Pasamos el 87 por ciento de nuestras vidas dentro de edificios, como están diseñados realmente afecta a como nos sentimos y como nos comportamos”. Esta idea responde a la concepción del hogar como un objeto y espacio de disfrute y no como un seguro económico o de inversión a largo plazo. 




Tamaño. 

Si comparamos la experiencia del confinamiento para una familia en una vivienda de 200 metros cuadrados con la de una familia similar pero que sólo cuenta con 65 metros cuadrados seguro que se nos ocurren muchas razones por las que la primera familia ha tenido una mejor experiencia.
La familia española de clase media vive en espacios más estrechos y pequeños que en los países vecinos de la UE, como Alemania o Austria, donde los estándares mínimos son mucho más generosos. Por ejemplo en Andalucía el tamaño mínimo legal de una vivienda es de 24 metros cuadrados.
Las razones por las que el tamaño de nuestra casa nos afecta van más allá de la comodidad. En primer lugar está la higiene, ya que las dimensiones permiten la separación real de espacios, como por ejemplo impidiendo que los humos de la cocina lleguen a los dormitorios; por otro lado afecta a la seguridad, ya que la colocación de instalaciones eléctricas, saneamientos, etc. tienen unos requisitos que requieren ciertas distancias; y por ultimo las dinámicas de las relaciones sociales que se pueden dar en una vivienda cambian mucho según los tamaños (pensemos en las dos familias que hemos puesto antes de ejemplo). 



¿Puedo hacer algo para que mi hogar sea más saludable?


Siempre podemos mejorar nuestro hogar para hacerlo más saludable. La OMS elaboró en 2018 unas  recomendaciones basadas en siete principios que responden a la reducción de los factores de riesgo que son más habituales en los hogares. Están basadas en la evidencia científica y pueden servir también como guías para la promoción de entornos saludables desde las políticas locales de salud.
Las recomendaciones son:
1. Mantener la temperatura y humedad relativa adecuadas.
2. Mantener el hogar limpio.
3. Mantener las condiciones de seguridad apropiadas.
4. Mantener las condiciones de accesibilidad.
5. Mantener la vivienda ventilada.
6. Controlar la contaminación acústica y lumínica.
7. Realizar un mantenimiento periódico.





Ha tenido que haber una crisis sanitaria que nos obligue a quedarnos en casa para que muchas personas e instituciones reflexionemos y nos pongamos a la tarea de mejorar nuestros hogares y en consecuencia nuestra salud. Sin embargo, algo habremos ganado con el confinamiento si empezamos a tomarnos en serio la arquitectura, el diseño y las características del hogar como un factor determinante e importante en la salud de las personas y las comunidades.














Luna Rodríguez Pérez
Técnica de Educación en Salud y Participación comunitaria 
Unidad de Acción Local en Salud de la provincia de Sevilla
@laluniya

martes, 16 de junio de 2020

Entrenamientos en la 3ª Fase

Una vez declarado el estado de alarma y consecuente confinamiento por la pandemia del coronavirus, desde el pasado trece de marzo el Área de Deportes del Ayuntamiento de Archidona paralizó toda su actividad al igual que la mayoría de servicios municipales. 

Al no permitirse ninguna actividad fuera del hogar, la propia práctica deportiva también fue confinada y desde esta área, a través de las redes sociales se animó a la población a realizar ejercicio físico en casa. Para ello se usaron vídeos de ejemplos de sesiones grabadas por el propio personal técnico o con enlaces de otros profesionales, siempre con el correspondiente mensaje #YOMEMUEVOENCASA.



Más adelante se potenció esta campaña con otro mensaje similar como fue #ARCHIDONASEMUEVEENCASA con el fin de que cualquiera pudiera enviar un breve vídeo de la actividad deportiva que estuviera realizando en casa y difundirlo por las redes.

Clases dirigidas con distancia de seguridad


Tras iniciarse la llamada desescalada ha comenzado un proceso hacia una cierta normalización, por llamarlo de alguna manera. Sabemos que a medio plazo nada va a ser igual dadas las medidas preventivas y de seguridad que se han de tomar para llevar a cabo cualquier actividad, por muy insignificante que sea.

Normas  y recomendaciones

Así, al permitirse realizar ejercicio fuera de casa en un determinado horario se difundieron todas las normas y recomendaciones a través de las infografías publicadas por la Junta de Andalucía: distancia de seguridad, práctica individual, uso de mascarilla, etc.

A pesar de todas las restricciones, el deseo de practicar actividad física se ha incrementado. Se ha hecho habitual, más que nunca, ver más población caminando o corriendo por los caminos y senderos del municipio.

Con la intención de promover esta normalización, durante la fase 1 se adaptaron las instalaciones deportivas comenzando con una limpieza y desinfección a fondo, incluso pintando determinadas dependencias para dar una imagen más apetecible. Con el fin de cumplir la orden de distanciamiento de dos metros, ha sido necesario el cierre de las pequeñas salas. Por otro lado se han ampliado otras dependencias como el gimnasio, trasladando numerosas maquinarias de cardio a la pista del pabellón.

De este modo se ha permitido el aumento del aforo y el cumplimiento de la distancia de seguridad entre deportistas. Esta práctica se inició en la fase 2 junto a determinadas actividades colectivas en grupos con un máximo de quince componentes y realizando la actividad en el espacio de dos tercios de la pista central del pabellón. En dicha fase también se ha practicado deportes de raqueta como el tenis, pádel, bádminton o tenis de mesa. Al llegar la fase 3 se ha abierto la piscina municipal para uso deportivo y más adelante para uso recreativo.



Máquinas de cardio ubicadas en la pista del pabellón



Futuro incierto

A pesar de todo, el futuro próximo se presenta muy incierto con respecto a las rutinas deportivas en una sociedad que ha de convivir durante meses con el virus (en una etapa “con-covid”, más que “post-covid”). Si bien es cierto que la mayoría de los servicios deportivos se irán ofertando progresivamente cumpliendo las determinadas medidas preventivas, aún no se han tomado decisiones sobre los deportes colectivos para aficionados que conlleven contacto físico.

Además está por ver qué pasará con la celebración de los numerosos eventos populares programados a partir de septiembre que conllevan una gran participación y asistencia de deportistas (los de julio y agosto ya están suspendidos) como son las carreras, torneos y competiciones. Muchas de las órdenes y decisiones que se están tomando responden tanto a las estadísticas de afectados por la pandemia como por las demandas que hacen deportistas y federaciones deportivas.

Valor "refugio"

Hay esperanza en que todo volverá a la normalidad, pero ya nada será igual pues se han perdido muchas vidas y, en consecuencia, el miedo, la prevención y el sentido común prevalecerán en las actitudes que tendremos ante cualquier actividad que conlleve relación interpersonal. O por lo menos así debería de ser para continuar practicando deporte y actividad física de forma segura y seguir beneficiándonos de este hábito de vida saludable, imprescindible ya en nuestras vidas, convirtiéndose el binomio deporte-salud en un valor “refugio” como alternativa a otras actividades que van disminuyendo por estas circunstancias sanitarias que vivimos.








Juan Emilio Luque Nuevo
Director Técnico
Área de Deportes de Archidona
Miembro del Grupo Motor del Plan Local de Salud



lunes, 8 de junio de 2020

Se ha revelado el secreto: confinamiento, tabaco y desescalada


Acabamos de entrar en la tercera fase de la desescalada, previa a la denominada “nueva normalidad”. Han sido tres meses intensos, de experiencias, emociones y sensaciones difíciles de olvidar, que han cambiado la concepción de nuestro mundo tal como lo conocemos, poniendo en cuarentena nuestro estilo de vida y  nuestros hábitos. En definitiva, una situación que ha puesto a prueba nuestra resiliencia, nuestra capacidad para aprender y desaprender.

Deshabituación tabáquica y desconfinamiento: una día más, una calada menos

El confinamiento asociado al estado de alarma y el teletrabajo han convertido el hogar en el principal espacio de consumo de tabaco, con el consiguiente aumento del humo ambiental y del riesgo para la unidad familiar y, especialmente, para los menores.

Diferentes entidades y asociaciones han facilitado recomendaciones y herramientas para abordar esta situación. En esta línea, la RedENT, la plataforma de colaboración para las enfermedades no transmisibles, ha elaborado la guía de desescalada Un día más, una calada menos. Su objetivo es contrarrestar el consumo de tabaco en el hogar durante la pandemia, y animar a las personas fumadoras a implementar una deshabituación tabáquica por fases, aportando orientaciones específicas y herramientas de autoevaluación, para determinar en qué momento se encuentra su adicción y prepararles para la siguiente fase.



Malos humos, malos métodos

Además de proteger a los niños y niñas de las consecuencias a la exposición del humo ajeno, la OMS alerta, en su campaña del Día mundial sin tabaco 2020, de los peligros que supone el consumo de tabaco; y de las prácticas comerciales de las empresas tabacaleras en relación a las nuevas generaciones.



Bajo el lema Tácticas de la industria tabacalera y de otras industrias relacionadas para atraer a generaciones más jóvenes, la OMS hace un llamamiento a la acción dirigido a la juventud para que se convierta en una generación libre de tabaco.

La incorporación de sabores atractivos para adolescentes en productos de tabaco sin humo, shisha y cigarrillos electrónicos, la promoción de productos de tabaco en eventos populares para jóvenes, así como la utilización de redes sociales y pago a personas influyentes para que promocionen ciertos productos de tabaco y vapeo, son algunas de las estrategias de la mercadotecnia de la industria tabacalera e industrias afines para atraer a "nuevos clientes”.



Amistades peligrosas: tabaco y COVID-19

Por otra parte, la evidencia nos ha mostrado que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar síntomas graves en caso de padecer COVID-19, en comparación con los no fumadores, ya que ésta es una enfermedad infecciosa que ataca principalmente a los pulmones. 



Las investigaciones realizadas corroboran el hecho de que fumar incrementa tanto la probabilidad de desarrollar síntomas severos de COVID-19, como de ingresar en las Unidades de Cuidados Intensivos hospitalarias, requerir ventilación mecánica y fallecer víctima de dicha enfermedad. 

A ello se suma un mayor riesgo de contagio por el mero hecho de fumar. Gestos como llevarse a la boca la mano que sujeta el cigarrillo, o el uso de ceniceros no privados, podrían aumentar el riesgo. Este riesgo se incrementa si se comparten fuentes de consumo como cachimbas o porros.

La nueva realidad libre de humos

El proceso hacia la tan ansiada normalidad va a condicionar, en gran parte, nuestro futuro próximo. A pesar de la incertidumbre, en esta estrecha relación de convivencia con el virus, hay varias cuestiones a tener en cuenta:

Fumar incrementa el riesgo de padecer una forma grave de la enfermedad por coronavirus.El primer paso y el más fácil es reconocer y ser conscientes de los problemas que este consumo puede ocasionar a nuestra salud y a la de las personas de nuestro entorno.

Los resultados preliminares de la Encuesta realizada por el Ministerio de Sanidad entre el 4 y el 22 de mayo de 2020 Tabaco, otras formas de consumo y confinamiento, indican que casi un 14% de las personas que fuman ha intentado dejarlo durante el confinamiento, la mayoría, el 71%, por sí solas.

Sin embargo, las posibilidades de éxito para abandonar el tabaco se duplican ofreciendo tratamientos de deshabituación, de eficacia reconocida por la evidencia científica, proporcionados en la red de servicios sanitarios, con el asesoramiento de profesionales de salud.

Proporcionar a los jóvenes los conocimientos necesarios para detectar fácilmente la manipulación de las industrias tabacaleras, facilitándoles instrumentos para rechazar sus tácticas, a fin de que adquieran capacidad de acción y decisión para plantarles cara, es especialmente importante ahora, teniendo en cuenta los  estudios realizados sobre consumo de tabaco y coronavirus.


Pasada la etapa de confinamiento, la desescalada sigue siendo un buen momento para dejar de fumar y construir una nueva realidad libre de humos.


Mª Ángeles Viedma Romero
Jefa de Sección de Programas de Salud
Delegación Territorial de Salud y Familias de Jaén












lunes, 1 de junio de 2020

Cultura y COVID19: cultivo, juicio crítico y Salud

Un filósofo holandés dijo en una ocasión que si queremos preservar la cultura, debemos continuar creándola (Johan Huizinga). Parece que nuestros pueblos han sido muy conscientes de este aserto y se han puesto a generar un sinfín de propuestas culturales durante el periodo de confinamiento.
Pero deberíamos detenernos brevemente para intentar acotar un término tan poliédrico como es el que nos trae este artículo. 

Las 140 grandes novedades del diccionario de la RAELa RAE nos da varias acepciones de cultura, la primera de ellas es muy sugerente, la equipara al término “cultivo”, o sea la cultura como fruto de la siembra y el cuidado de la simiente y su proceso; en este sentido podríamos afirmar que si plantamos cultura, recogeremos ciudadanos cultos.
La segunda de las acepciones, también muy hermosa, nos habla del “conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico”. Sin lugar a dudas una visión interesante de la cultura, que nos identifica a la ciudadanía culta con la ciudadanía crítica, a más nivel cultural, mayor capacidad de crítica, por tanto más competencia para tomar mejores decisiones.
Y la tercera de ellas, más antropológica, que es la más generalizada y utilizada, considera la cultura como el “conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.”
De cualquier manera, la cultura es lo que define a los municipios y a las comunidades, los hechos culturales son el elemento diferencial de los pueblos.
Aquí podría preguntarse un lector crítico ¿Qué tiene esto que ver con la salud y con la pandemia de COVID19? Si tenemos en cuenta que la función de la cultura no es otra que la de “garantizar la supervivencia y facilitar la adaptación de los sujetos en el entorno”, no ha de sorprender que en un espacio temporal como éste que nos ha tocado gestionar, sean los usos culturales los que mitiguen, en cierta medida, los efectos que suponen un cambio tan brusco en nuestra forma de vivir.
Parece interesante conocer cuáles han sido estas propuestas que nos han ayudado a amortiguar el impacto en nuestra salud del que hablábamos, de las circunastancias derivadas de la situación de pandemia.
En los pueblos que desarrollan la Acción Local en Salud en la provincia de Huelva, los hallazgos son de lo más variado:
Concursos, exposiciones o muestras fotográficas, como los que han realizado Aljaraque, Ayamonte, Lepe, Rociana del Condado, Zalamea la Real, Puebla de Guzmán, donde para aprovechar los primeros paseos al exterior, organizaron un curioso Safari Fotográfico.

Galerías de arte virtuales como la de Aracena, Gibraleón, o una de pintura confinada de Nerva.


Se han repartido a los niños, dibujos con paisajes del pueblo para colorear en Santa Bárbara de Casa.

Microconciertos online como el de la Escuela de Música de Gibraleón, el ciclo de “Solos en vivo” de Huelva, o Actuaciones musicales de artistas locales en Nerva, o el de los profesores del Aula de Música de Villalba del Alcor o de Almonte.

Exhibiciones de danza como las que proponen Aljaraque, o San Juan del Puerto.

Lecturas colectivas, muchas de ellas coincidiendo con el Día del libro, donde prácticamente todos los municipios realizaron planteamientos culturales: sirvan de ejemplos los de Aracena, Moguer, Calañas, Isla Cristina.

Concursos literarios como el de Lepe, San Bartolomé de la Torre, o recomendaciones de lecturas como en Nerva, o Villanueva de los Castillejos.

Videos musicales como este de Jabugo, o este de Nerva interpretando canciones significativas de este confinamiento, o el especial “Tu cara me suena” de Punta Umbría. También en Santa Ana la Real, han promovido el envío de videos de saludo y apoyo a los que viven fuera de la localidad #Santerosdesdefuera.

O propuestas más eclécticas que recogen diferentes expresiones culturales en una sola iniciativa como “Rocío Cultural” en Almonte, “Amo la cultura en casa” de Bonares, “Cultura en casa” de Cartaya, “Iniciativa por la cultura” de Minas de Riotinto, “Yo me quedo en casa… dibujando, escribiendo, leyendo…” de Punta Umbría.



Por complementar, recordamos que el Ministerio de Cultura ha puesto a disposición de la ciudadanía un importante abanico de recursos dentro de la campaña #LaCulturaEnTuCasa.


La cultura en tu casa

Como decíamos al principio, necesitamos cultivar cultura para recoger hombres y mujeres cultas, con espíritu crítico, que sabrán tomar mejores decisiones; serán, con toda seguridad, personas más sanas.


Autor
Isidoro Durán Cortés
Técnico de salud para la implantación de las Unidades de ALS de Huelva

lunes, 25 de mayo de 2020

Cuidamos a nuestros/as profesionales

Este tuit de @ajruizmaresca de hace unos días, nos hizo reflexionar sobre la situación en la que nos encontramos, y vimos la necesidad de redactar esta entrada.


"Ayuda psicológica para Profesionales Sanitarios y No sanitarios del Distrito Sanitario Granada-Metropolitano"

El 18 de marzo de 2020, recién decretado el primer estado de alarma para el confinamiento general de la población por la pandemia sanitaria del Covid-19, desde la Unidad de Promoción de Salud, el personal técnico de educación y promoción de la salud y psicólogos/as sanitarios, se plantean un servicio de ayuda telefónica para todo el personal del distrito sanitario, sean sanitarios o no sanitarios. 

Durante la implementación de la intervención, y conforme avanzaba la pandemia, se elaboraron diferentes documentos con la finalidad de ayudar y apoyar a los/as profesionales, en la expresión y canalización, que la situación de sobre exigencia y saturación, iba provocando conforme los datos se acercaban a su "pico máximo".




A raíz de esto, una de las primeras necesidades que se detectaron, era cómo mostrar a nuestros/as profesionales, qué indicadores pudieran reflejar, estar bajo un estado de estrés con síntomas que si bien son conocidos en el entorno laboral, pudieran empezar a manifestarse en su entorno social y familiar.


Para ello, se habilitó un correo electrónico para facilitar el contacto con nuestros/as profesionales, y se amplió el horario para la recepción de llamadas, cubriendo así también el turno de la tarde (de 16 a las 20 horas).


De forma paralela, se ha ido trabajando en la elaboración de una serie de herramientas, entre ellas una encuesta, para identificar y conocer el impacto emocional y psicológico percibido por nuestros/as profesionales, encuesta, que a día de hoy, se mantiene abierta, que puede ser respondida hasta que se desactive el estado de alarma, por la pandemia sanitaria.

Veamos algunos datos de provisionales de la propia encuesta:

-  Se establece que la necesidad de estar constantemente en alerta y no poder desconectar de dicho estado en el entorno familiar, es el síntoma más prevalente en mujeres y hombres, seguido de los problemas de insomnio, problemas de concentración y pesadillas, que antes no se tenían.

- Otro dato que también refleja el grado de impacto psicológica, es una mayor afectación percibida en el estado de ánimo que en el componente ansioso. Y hasta la fecha de este escrito el 52% de los profesionales han respondido que su estado psicológico se está viendo afectado notablemente.


Uno de los servicios básicos prestados, sigue siendo, la consulta telefónica, como ya hemos mencionado anteriormente, en las que la duración media de las llamadas es de 50 minutos, en este sentido, los principales temas que se plantean en las mismas, son los siguientes:

1. Sobresaturación emocional
2. Estados de estrés emocional
3. Ansiedad y técnicas para su contención
4. Gestión del duelo
5. Higiene del sueño
6. Miedo al contagio de su entorno familiar


Además como psicólogos/as colegiados/as, se realiza intervención psicológica telefónica a través de los diferentes teléfonos que nuestros colegios (Andalucía Oriental y Madrid) han puesto en marcha, para la población sanitaria y población en general.

Cuidar de nuestros/as profesionales, es esencial no sólo en situaciones "normales", y más si cabe, en este nuevo escenario que estamos afrontando, en la que es imprescindible, un plan de intervenciones para el bienestar emocional de nuestros/as profesionales.

Alberto J. Ruiz Maresca
Ana Ruth Bernardo de Paz
Técnico/a Educación Salud y Psicólogo/a Sanitarios
Distrito Sanitario Granada-Metropolitano