miércoles, 5 de febrero de 2020

¿OCUPARSE O PREOCUPARSE?


Al echar una mirada hacia nuestro alrededor e incluso en nuestro interior, la mayoría de nosotr@s podremos comprobar que pasamos la mayoría del tiempo preocupándonos de las cosas, en vez de ocuparnos de ellas.
Si bien es cierto que un determinado grado de procupación es propicio para generar en nosotros el impulso necesario para la acción y la planificación, en la mayoría de las ocasiones, lo que ocurre al preocuparnos en exceso y no ocuparnos, es que nuestro cerebro completa escenas sin ni siquiera haberlas vivido, nos hace sentir inquietos, con cierto desasosiego, nos genera un estado de negatividad, estrés y miedo, dificultándonos la manera de solventar aquello que debemos solucionar.
En estos tiempos de globalización, en donde disponemos de multiples vías y medios de comunicación a tiempo real, podemos llegar a generar un estado de preocupación excesivo, sobre todo por el bombardeo diario de noticias con más pinceladas de sensacionalismo que de informarnos y formarnos ante determinados eventos, como es el caso del "Coronavirus", del que disponemos de más datos que alimentan nuestra preocupación que de información acerca de lo que realmente se trata y sobre todo de medidas de prevención y protección.
Los coronavirus son una familia de virus que producen enfermedades en las personas y los animales. En los seres humanos pueden producir enfermedades diversas que incluyen desde un resfriado común hasta el síndrome respiratorio agudo grave (SARS) emergente en 2003, o el Síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) descrito en 2012.
En diciembre de 2019 se identifica una agrupación de 27 casos de neumonía de etiología desconocida, incluyendo siete casos graves, con una exposición común a un mercado mayorista de marisco, pescado y animales vivos en la ciudad de Wuhan (China). El 7 de enero de 2020, se identificó como agente causante del brote un nuevo Coronavirus, que ha sido denominado 2019-nCoV.
¿Qué es?
Un virus respiratorio emergente procedente de animales.
  • ¿Cuál es el periodo de incubación? Se estima entre 2 y 12 días. En otros coronavirus abarca hasta 14 días.
  • ¿Cómo se transmite?
    • A través de gotas respiratorias de más de 5 micras.
    • Por contacto directo con pacientes infectados, sus secreciones respiratorias que se generan con la tos, el estornudo o superficies contaminadas. Estas secreciones infectarían a otra persona si entran en contacto con su nariz, sus ojos o su boca.
    • En procedimientos médicos con riesgo de generar aerosoles, podría existir transmisión aérea.
  • ¿Cuándo se transmite? Tanto en la fase sintomática como presintomática.
¿La infección es muy contagiosa?
La infección es transmisible de persona a persona aunque parece ser poco contagiosa. Para que se produzca la infección se necesitaría un contacto directo de las secreciones respiratorias de una persona infectada con las mucosas de otra persona (nariz, boca, ojos). Parece poco probable la transmisión por el aire a distancias mayores de uno o dos metros.

 
¿Se ha dado algún caso en España?
El día 31 de enero se detectó el primer caso confirmado de coronavirus 2019 (n-CoV) en España correspondiente a un ciudadano alemán que se encontraba en observación por parte de las autoridades sanitarias tras tener conocimiento de que había tenido un contacto estrecho con un paciente diagnosticado de infección por coronavirus en Alemania. El caso presentó algún síntoma leve que ya se ha resuelto. Se están siguiendo las recomendaciones incluidas en el procedimiento establecidotanto sobre él como sobre sus contactos.

¿Qué puedo hacer para protegerme?
Las medidas genéricas de protección individual frente a enfermedades respiratorias incluyen:
  • Realizar una higiene de manos frecuente (lavado con agua y jabón o soluciones alcohólicas), especialmente después de contacto directo con personas enfermas o su entorno;
  • Mantener una distancia de un metro aproximadamente con las personas con síntomas de infección respiratoria aguda;
  • Cubrirse la boca y la nariz con pañuelos desechables o con una tela al toser o estornudar, o hacerlo sobre la manga, evitando cubrirse con las manos, lo que provocaría la dispersión del virus y posteriormente, lavarse siempre las manos.
Estas medidas, además, protegen frente a enfermedades frecuentes como la gripe.
No hay que tomar precauciones especiales con los animales en España, ni con los alimentos, para evitar esta infección.

¿Qué es la cuarentena y qué papel juega en la prevención del 2019 (n-CoV)?

Es la separación y restricción de movimientos impuesta a una persona que puede haber estado en contacto con una fuente de infección pero que está completamente asintomática. El objetivo de la cuarentena es lograr que, en el caso de que la persona se hubiera infectado, no transmita a su vez la infección a otros. La realización de cuarentena sólo tiene sentido para aquellas enfermedades que se pueden transmitir durante el periodo asintomático, es decir, antes de que en la persona se muestre síntomas de enfermedad. 
 
¿Por qué es para la OMS(Organización Mundial de la Salud)una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII)?
¿Qué implicaciones tiene para España que el brote de 2019 (n-CoV) sea una ESPII?

La declaración de la ESPII por parte de la OMS no afecta a la evaluación de riesgo existente hasta ahora para nuestro país. Todas las actividades propuestas por la OMS y por el Comité de Emergencias en este momento están en marcha en España y coordinadas con todas las comunidades autónomas.
Para más información se puede consultar el documento “Valoración de la declaración del brote de nuevo coronavirus 2019 (n-CoV) una ESPII”, disponible en:

¿Qué acciones está realizando el Ministerio de Sanidad y La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía?
  • Ha activado una comisión permanente de seguimiento donde se evalúa la evolución de la situación del coronavirus.
  • Está en contacto con las sociedades científicas para el desarrollo de protocolos específicos en relación al manejo clínico de los casos.
  • Actualiza de forma diaria el informe sobre la situación del brote, accesibles para el público general:
  • Mantiene una coordinación permanente con las comunidades autónomas a través del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud y la Comisión de Salud Pública.
  • Mantiene informada a la red de alertas a través de su sistema de comunicación de Alertas y Respuesta Rápida.
  • En colaboración con las ponencias de alertas y de vigilancia y con el Instituto de Salud Carlos III ha elaborado un Procedimiento de actuación frente a casos de infección por el nuevo coronavirus (2019 (n-CoV))ante la aparición de posibles casos sospechosos en España:
  • Así mismo, ha informado a los centros de vacunación internacional, para que den las recomendaciones oportunas a los viajeros y a las autoridades aeroportuarias para estar preparados en caso de que sea necesario activar el procedimiento de actuación establecido para los puntos de entrada.
  • Está en permanente contacto con los organismos internacionales (Organización Mundial de la Salud, Centro de Control de Enfermedades Europeo y Comisión Europea), para evaluar los riesgos de la situación y coordinar las medidas de respuesta.
  • La información de la OMS sobre este evento está disponible en esta dirección:
A nivel Andaluz, cada provincia cuenta con una Comisión Provincial de Seguimiento:
  • Herramientas
  • Comunicación
  • Formación/Información: Medidas de aislamiento, de protección y higiénicas.

Por otra parte, no olvidemos algunas cuestiones que a mi entender pueden reducir nuestra preocupación al respecto y aumentar nuestra ocupación y tranquilidad:
  • Por un lado, las autoridades sanitarias están organizadas con el fin de ocuparse de la evolución que vaya tomando el virus.
  • Estamos sobre saturados de noticias al respecto desde muchísimos medios de comunicación, con claras pinceladas sensacionalistas.
  • No olvidemos, que estamos ante una enfermedad causada por un nuevo tipo de virus, y tanto lo novedoso, como lo desconocido, genera mucha inquietud, pero hasta el momento actual, se trata de un virus con una tasa de mortalidad mucho más baja que muchas de las enfermedades con las que estamos acostumbrados a convivir, como es el caso de la Gripe, donde en la temporada 2017-2018, hubo cerca de 15.000 muertos relacionados con esta enfermedad: